Páginas vistas en total

lunes, 2 de junio de 2014

El timbre-música del IES

Durante los primeros años del IES en el que trabajo (Mediterrània, se llama, aunque el 70% de los alumnos no sabe escribirlo correctamente),los cambios de clase y recreos se realizaban al ritmo cansino, desfasado y reiterativo del timbre pero, hete aquí, que desde hace dos añitos descubrimos que podíamos poner musiquita al dichoso ring ring, así que nos pusimos manos a la obra: Iba a sonar una canción diferente cada día lectivo, ese era el proyecto inicial. El caso es que me encontré con la responsabilidad y el inmenso placer de poner la música que me diera la gana para que lo escucharan unas mil personas y...los vecinos. Aparecieron dificultades, como que sólo se podía escuchar la primera canción de cada cd, que sólo podía durar 2:40 minutos, que las voces casi no se oían, que debía dejar claro que era el timbre, y otros múltiples problemas.
En estos dos años los alumnos me han pedido canciones, algunas las he puesto y otras no (quizás por ser ridículas, anacrónicas, inadecuadas o desubicadas), además de tener en cuenta que pedir una canción consiste en traer un cd cuya primera canción sea la que el alumno quiere escuchar y compartir. Al principio algunos alumnos me preguntaban qué canción era la que sonaba y yo se la decía, hasta que puse un papelito en conserjería con la canción que sonaba cada día para evitar ese interrogativo bombardeo¡Qué placer encontrarme por los pasillos con alumnos que me decían el título, o el grupo o cantante de la canción que sonaba en ese momento!
Por allí han pasado clásicos (en los primeros momentos del curso: Vivaldi, Bach, Mozart, Beethoven, Tchaikovski...). otros "clásicos" más recientes (La Cabra Mecánica, Los Delinquentes, Miguel Ríos, Serrat, Kiko Veneno, Platero y Tú, My Chemical Romance, Pulp, Oasis, Fanfare Ciocarlia, Guns & Roses, Deep Purple, Radiohead, New Order, The Beatels, The Rollings Stones, Red Hot..., Bruce Springsteen...), además de pequeños homenajes a músicos muertos (Lou Reed, Antonio Vega, Los Brincos..., nos saltamos a Manolo Escobar).
Algún vecino ha venido a quejarse del volumen con malos modos ante las conserjes y el director, que nos ha obligado a bajar el volumen, con el consiguiente "no he oído el timbre" de alumnos y profesores, pero como el espectáculo debe continuar, seguimos escuchando música, sin problemas de lenguas ni de ritmos.
El buzón de peticiones sigue abierto. Nos quedan 3 semanas de música por el IES.